Inicio > Uncategorized > Agradecimientos y presentación en Excellence – Palabra de Blanca

Agradecimientos y presentación en Excellence – Palabra de Blanca

Llegar hasta aquí ha sido posible gracias al apoyo, aliento, paciencia, inspiración, cariño y ayuda de las siguientes personas:

Blanca Muñoz Ortillés, Javier Fernández Aguado, Marta Sevilla, Mónica Esgueva, Jaume Gurt, Belén Senac, Aina Otero, Eva Lecumberri Goyeneche, Francesc Miralles, Jaume Baiget, Jordi Nadal, Mireia Guxens, Azucena Vega Amuchástegui, Jordi Escolá, Leticia Calleja, Ana Pérez Calleja, Franc Ponti, Joan Quintana, Miriam Subirana, Baldi Figueras, Nuria Langreo, María del Prado, Cris Bolívar, Carles Sánchez, Maria Oliver, Esther Ibáñez, Inma Nogués, Borja Vilaseca, Jordi Orús, Lourdes Pérez Benito, Josi Almirall, Josep Maria Altafaja, Helena Almirall, Lila Fiorini, Santiago García Gago, Francisco García, Nathalie Metge, José Luis Espina, Carol Baughman, David Soler Freixas, Silvia Falcón Rute, Cesca Munt, Alex González, Rosa Soler i Cuscó, Nordin Buhia, Vicens Olivé, Eduardo Díez, Pilar Morales, Amor Díaz, Conxa Dorado, Begoña Azkue, María Jesús Azkue, Cesc Salamé, Carmen González Gil, Dominic Currin, Chema Sansegundo, Josep Maria Homs, Alejandro Arroyo, Ana Martínez, Pilar Trenchs, Octavi Piulats, Carme Arrufat, Joan Carles Piqueras, Kathy Von Korff, Leopoldo Kabana, Sara Ferreres, Joaquina Fernández, Santiago Martínez, Alvaro de Guirior, Mónica Lapeyra, Eva Sandoval, Lali Valls, Joan Ramón Micó, Brenda Franks, Xesco Espar, Esther Mitjavila, Daniela Violi, Mayte Saavedra, Tino Prat, Joan Daunís, Anandi, Rosa Riubo, Marita Monfort, Maite Sáenz, Melanie Clark, Pilar Zaragoza, Salvador García, Elena Porté, Angélica Morales, Joan Cos, Xavier Tarré, Enric Bernal…. y tantas otras otras personas que me han estado acompañando sin ellas darse cuenta del bien que me hacían.

También agradezco su presencia en el targetón a quienes buenamente han contribuido a dar a conocer esta presentación.

Muchas gracias de todo corazón….

…y seguimos adelante !!!

Palabra de Blanca

Blanca Muñoz Ortillés es amiga entrañable, compañera y acompañante en esta travesía que es la vida. También, y sin ella proponérselo, se convirtió en mi coach literaria. Gracias a ella, y a su apoyo incondicional y sapiencia, viví el proceso de escritura del libro con la plena conciencia de tener a mi lado a una persona que ha inspirado muchas de las ideas que por mi cabeza han pasado, pasan y seguirán pasando.

El escrito que viene a continuación es una carta que Blanca escribió con ocasión de la presentación del libro en el Ateneu Barcelonés y que describe cómo ella ha encajado las ideas fundamentales del libro…. entre otras cosas que agradezco.

Palabras de Blanca

Antes de que el autor comience a contarles algo de este libro, a mí me gustaría contarles algo acerca de Gabriel, y de mi propia experiencia como lectora de “La empresa y los cinco elementos”; libro que, desde sus orígenes, he tenido el privilegio de disfrutar, ya que el autor tuvo a bien dejar en mis manos la tarea de realizar las correcciones editoriales, a la par que se iba gestando.

Gabriel, o Jesús Gabriel Gutiérrez, que, como consta en la portada del libro es coach, escritor, narrador, conferenciante y consultor personal y de organizaciones; es, además, hilandero. Hilandero de palabras. Tejedor de argumentos. Creador de redes no sólo de personas, sino también de pensamientos, conversaciones, y diálogos multidimensionales.

Creo que la mejor manera de presentar a Gabriel sería colocarle el oficio de modisto de las palabras, capaz de hacer un traje a medida para cada lector. Yo diría que, en estos extraños tiempos que corren, en que muchos somos los que continuamos camino aun sin saber muy bien qué hacer con la vida, se necesita una gran dosis de imaginación para resolver algunas cuestiones prácticas del día a día en nuestra vida personal, o en la trayectoria de nuestra empresa. Y Gabriel, audacia imaginativa personificada, ha reunido en este libro un compendio de ideas sabias y de “ropas” a medida justa para hacerles pensar a todos ustedes cuáles pueden ser las soluciones más convenientes para los desajustes que se generan en el normal acontecer de una institución, una empresa, una familia, una comunidad, o incluso en una sola persona.

Dije “Hacerles pensar soluciones”. “Hacerles pensar” (Qué molesto, ¿no? ¿cuántos de ustedes están de acuerdo en que eso de “pensar” es un acto peligroso?)

No dudo de que en esta sala habrá algún lector exigente, de los que aborrecen todas esas obras que se limitan meramente a exponer proclamas teóricas más o menos bien argumentadas, pero que se quedan al fin y al cabo en un ejercicio de autoproclama de lo que pasa por la cabeza del escritor, sin involucrar en las páginas al lector como ser pensante, como posible interlocutor del discurso.

Seguramente alguno de ustedes, cuando hurga en los vastos montones de las librerías, busca también un libro con el que conversar, y no sólo un libro para leer.

En mi experiencia como lectora, muy aficionada a los libros desde que aprendí a leerlos, y una profesión que ha formado parte de mi trayectoria existencial, una de los hitos más memorables que puedo confesarles a ustedes sucedió el día en que cayó en mis manos un libro con el que existía esa posibilidad de dialogar: de extrapolar sus premisas a mi vida concreta, que me ayudase a pensar vías de solución a asuntos concretos personales a partir de la lectura que me ofrecían sus páginas, o ser ese lugar no físico donde acudir cuando necesitaba resolver alguna pregunta inquietante.

¿Han tenido ustedes alguna vez esa vivencia como lectores?

“La empresa y los cinco elementos” es, justamente, uno de esos libros.

De ahí que esa habilidad para “tejer” palabras de Gabriel, haya sido capaz de trascender las páginas de papel, y esté consiguiendo que todos los lectores de la obra formemos parte de una gran red de personas con interés en pensar por cuenta propia a partir de sus propuestas. E, invitados por el discurso narrativo, lleno de atractivas metáforas e inteligentes interrelaciones, incluso de atrevernos a innovar. Es cierto que cada vez se innova un poco más, pero aún es insuficiente. La innovación es una herramienta clave para canalizar los conflictos; una herramienta que ha de estar no sólo en la Empresa, sino también en lo personal, en lo social…

Y este es, justamente, un libro innovador. Porque reúne y enlaza la inspiración en un saber tradicional como la Medicina China para comprender, mejorar y solventar los fenómenos que tienen lugar entre las personas y las empresas.

Este es un libro dirigido a empresarios, por supuesto, pero también a consultores, psicólogos, formadores, políticos, investigadores, terapeutas, y yo diría que a toda persona curiosa y abierta al descubrimiento de novedades.

Cedo ahora la palabra al autor, gran ideólogo y gran amigo, para que les explique alguna cosa sobre este libro o sobre sí mismo; alguna cosa de las suyas, a buen seguro, sorprendente…

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: